En esta página ya no se cargan nuevas actividades, sólo se mantiene como archivo y para los enlaces antiguos. La dirección correcta para ver las Actividades Culturales de la Universidad de Léon es: actividadesculturales.unileon.es

AQUEL NO ERA YO

Cine

AQUEL NO ERA YO

CORTOMETRAJE Premio Goya 13'
Viernes, 19 Abril, 2013 - 21:00
Teatro el Albéitar

Invitaciones: a partir de media hora antes de la proyección en taquilla
 
AQUEL NO ERA YO
 
SINOPSIS
“Ser un soldado no es difícil: o te acostumbras o te matan. Lo más duro es conseguir vivir con tus recuerdos y volver a ser tú mismo después de hacer lo que has hecho”
 
FICHA TÉCNICA
AQUEL NO ERA YO / FICCIÓN / 2012 / 24’
PRODUCTORA Profucciones Africanauan
DIRECCIÓN Y GUIÓN Esteban Crespo
INTÉRPRETES Alejandra Lorente, Gustavo Salmerón, Babou Cham, Mariano Nguema, Alito Rodgers, José María Chumo, Alex Ferando, Khalil Diop
PRODUCCIÓN José Luis Matas-Negrete
FOTOGRAFÍA Ángel Amorós
ARTE José Luis Azcona
MONTAJE Vanesa Marimbert
SONIDO Lin Chang, Jesús Espada
MÚSICA Juan de Dios Marfil
 
 
Un par de médicos cooperantes en cualquier punto del continente africano, es igual el país, canturrean entre risas una jota de contenido picante. El conductor africano les pregunta si todas las letras son así en su país. De repente dos niños armados con metralletas de poco más de diez años les cierran el paso, pidiéndoles autorizaciones para seguir su camino. Los niños miran con sus ojos en llamas, amenazantes. El médico (interpretado por Gustavo Salmerón) busca en uno de ellos un aliado ofreciéndole unos cromos de figuras futbolísticas. Es el prólogo del infierno.
 
Dejo que descubran el resto de la historia, merece la pena el viaje. Y es que está muy bien engarzada, bien hilada, y, sobre todo, merece ser contada, manteniendo, en todo momento, el interés del espectador. El manejo del tiempo narrativo es brillante, con un efectivo recurso al flash-back.
 
Una historia de culpa y redención, del lado oscuro, pero también del lado luminoso del ser humano. Nos habla de aquel momento crucial donde no hay camino de retorno, no hay marcha atrás.
 
Uno de los riesgos presentes, teniendo en cuenta que habla de “niños soldados” en África era caer en lo lacrimógeno, en el sentimentalismo barato. Pero con un estilo directo más dirigido a las tripas que al corazón elude el peligro.
 
Buenas interpretaciones, sobre todo de Alejandra Lorente. Eso sí, nos quedamos con la mirada de hielo del niño protagonista, ya lo comprenderán.
 
Por último, no podemos dejar de lado la mención a la vigencia de esta obra, su vinculación con el momento actual, por lo que tiene de crudo e impactante mensaje antibelicista. Creo que era Sam Fuller el que decía que una película sobre la guerra solo era aceptable cuando hablaba en contra de la guerra, de lo bélico.
 
Si, me estoy refiriendo a Mali. El totalitarismo más salvaje en este caso en forma de islamismo fanático se ha apoderado de ese país y pretende imponer sus ideas fascistas.
 
En este mensaje antibelicista que decíamos gravita entre la culpa y la redención, el cortometraje acaricia la idea de la venganza como fuerza reparadora o catártica dentro de la dinámica del bíblico ojo por ojo. No obstante, existe una alternativa ante la futilidad de esta venganza, una esperanza, que no descansa ni en las armas ni en el rencor, sino en la educación, en la protección del débil, en fin, el perdón.
 
Jorge Fernández-Bermejo Rodríguez
Thewaytoinnisfree.wordpress.com