En esta página ya no se cargan nuevas actividades, sólo se mantiene como archivo y para los enlaces antiguos. La dirección correcta para ver las Actividades Culturales de la Universidad de Léon es: actividadesculturales.unileon.es

PAUL GARNIER y ALBERTO TAIBO

Cine

PAUL GARNIER y ALBERTO TAIBO

Proyecto audiovisual
Viernes, 20 Diciembre, 2013 - 20:15
Teatro el Albéitar

INVITACIONES: a partir de media hora antes de la presentación del proyecto audiovisual en la taquilla del tetro.
 
Proyecto audiovisual de Paul Garnier y Alberto Taibo
 
Productora: Carolina Pérez. Guión y puesta en escena: Alberto Taibo. País: España y Francia. Duración: 28 min. Género: Ensayo. Intérpretes: Antonio Vilar, Patricia Giménez, Ruth Oblanca, Varis Fuertes, Chiti Abraira, Antonio G. Chamorro, Daniel Valdés, Luis Manuel Barrio, Abel Morán, Rosabel Muñiz, Esther Izquierdo, Miguel Ángel Varela, Juan María Gª Campal, Rubén González e Iñaki Alonso. Fotografía: Óscar Raimóndez, Juan Marigorta, Alberto Taibo, Chus Domínguez. Montaje: Alberto Taibo, Chus Domínguez, Carolina Pérez. Dirección artística: Eugenia Navajo. Jefe de producción: Manuel Martín. Sonido: Nilo Gallego. Música: Pablo Vega. Música en directo: Marie Minouche y los 3 Gatos Swing. Foto fija: Pablo Gaga. Peluquería y maquillaje: Emilia Vidal. Postproducción de imagen: Ana Cortés. Asistente de sonido: Alberto de Gabriel. Asistente a la producción: Miguel Ángel Martínez.
 
Producido y distribuido por Taibotai & Caroline P.C.
 
El director de cine francés Paul Garnier, especialista en biografías de hombres ilustres, es contratado por una productora ligada a la Iglesia para realizar un telefilme sobre la vida de un monje asesinado en el Valle del Silencio.
 
La propuesta pretende crear analogías entre el pasado y el presente, jugar entre la ficción y la no ficción, utilizar diferentes formas interpretativas y de representación, ‘romper’ la película dirigida por Paul Garnier para acercarnos a una realidad más cotidiana.
 
Con este punto de partida Taibo utiliza diversos materiales para componer su ensayo: secuencias del telefilme dirigido por el cineasta francés; el ‘making of’ del telefilme; recreaciones con material de archivo de comienzos del siglo XX; iconografía religiosa barroca creada por Garnier para documentar el relato; y material de superposición perteneciente a documentos videográficos actuales que conectan con las temáticas que aparecen en la película sobre el monje.
 
No sé qué película quería construir, tampoco lo sé ahora, no importa. No hay rumbo, quizá ni siquiera viaje, ni objetivo, ni drama, ni historia. En realidad nunca hubo una historia que contar. Las secuencias funcionaban autónomamente pero sin un fin último (…). Mi trabajo como director extranjero no tenía como base una ideología, tampoco pretendía hacer una ficción como un simple baile de máscaras. Era una acción performativa en la que ocurría algo prefijado y se grababa (…). Al final, el trabajo es una comedia en la que yo soy el bufón protagonista. Utilizo el cine como una falsa representación, como una burla sofisticada de lo real. Las imágenes se hacen cine cuando cobran un significado y, seguramente por error, en este trabajo he huido de esta máxima. Las ideas ya no son necesarias para la creación, nos
prostituimos sin saber lo que queremos, por el mero hecho de evadirnos de la realidad. Así es el cine ahora, desgraciadamente”.
 
GARNIER, Paul, “Honnêteté dans le film”, Interviews sur le cinéma, nº 237, 12-1-2013, p.29.
 
He realizado un ensayo con el material que habíamos grabado en el año 2012. La complejidad del audiovisual residía en mezclar materiales heterogéneos con la intención de unificarlos. El proceso de trabajo en sus distintas fases: guión, grabación de las secuencias y montaje, era una búsqueda de lo cinematográfico. Me planteaba qué era el cine e intentaba llegar a una respuesta parcial en cada momento. En el desarrollo del trabajo carecía de una tesis previa, loque me permitía ‘jugar’ a la espera de que el propio material me diese una respuesta para seguir adelante. En muchos momentos era un salto al vacío (…). Otra de las dificultades eran las distintas narraciones que se iban creando a medida que grabábamos. Las historias del director francés, del monje y de los anarquistas exigían una continuidad, pero conscientemente estaban mutiladas (…). El resultado es un intento de unificar lo diverso, con el propósito de que en algún instante del desorden aparezca una forma que se pueda llamar cinematográfica”.
 
TAIBO, Alberto, “Les jeux de réalité”, Interviews sur le cinéma, nº 245, 13-11-2013, p.34